LA HUIDA

 

Bajo un cielo cargado de estruendos y luces que iluminaban con sus rayos la noche más negra de aquel mes de febrero, vino al mundo Valentino entre gritos de la madre, lamentos y truenos de un cielo que amenazaba con caer sobre aquella tierra dura como el pedregal. Pareciera que todo el conjunto unido quisiera ser una admonición de lo que sería a futuro la vida del muchacho. Valentino, nombre impuesto en honor a su abuela Valentina nada tenía que ver con su idiosincrasia pues desde que echó el primer diente quedó de forma manifiesta su endógena cobardía. 

A medias de su crecimiento cuando el disminuido grupo de chiquillos que aún quedaba en aquel paraje pasaba las horas muertas entre riscos planeando batallas sin comando ni dirección, él, esperaba al abrigo de un matorral a que bajaran para volver seguro al pueblacho.

La muchachería le regalaba en cada escapada una serie de epítetos a cuál más cruel gritándole en su cara lo extravagante de su acción —inacción, más bien— y lo poco que tenía en común con su nombre.

Un febrero trajo otro y otro y otro…para cuando Valentino llegó a la treintena el resto del grupo al que nunca perteneció había desaparecido, pero no desaparecido por mudanza alguna, no, al igual que un día pareció que iban a conquistar la tierra, ésta, segó de golpe su andadura dejando a Valentino al mando de un fantasmal ejército. En noches de tormenta cuando las piedras del cielo entrechocaban sus aristas, Valentino, escuchaba un coro de voces: 

«¡Valentino! ¡Tú, solo tú, has entendido el sentido de la vida!»






 

Comentarios

Cuentos chinos

EL PIANO

EL COSTE DE LOS DÍAS SIN SOL

VOLANDERAS

TACONES RESONANDO EN EL ECO

LA MONJA

NO ES MÚSICA TODO LO QUE RELUCE

UN HUMANO EN EL JARDÍN

LA ALAMEDA DE LOS SUEÑOS

TINIEBLAS

EL TÚNEL DE LAS LÁGRIMAS