DONDE TUS PIES TE LLEVEN

 

Caminaba con la prisa que ingiere un carácter superficialmente volátil, con la predisposición sin disimulo que da la ostentación de mil cajas garantes de una felicidad efímera que se esfuma con la apertura del cartón y escapa envuelta en su papel de seda.

Catalina abre la puerta. Es tal su empírica experiencia que el sonido de un tacón deja al descubierto para ella la dueña causante del repiqueteo.

Ella deja la carga en el hall dispuesta a narrar su día errante de idas venidas y más idas que venidas.

Catalina fija en ella su desconcierto, desconcierto que ella no puede sentir ante la ausencia de órgano que cumpla dicha función.

«¿Tan difícil es que esta tonta mucama entienda algo de lo que le digo?»

Catalina ve retorcerse el cuerpo de su ama, algo en ella intenta expresar lo que por razón de la materia no puede declarar con palabras. Catalina intenta entender…hasta que llegado un momento de inopinada exasperación no aguanta más y estalla:

—¡Le dije que terminaría por perder la cabeza! Tanta compra, tanta compra… ¿Para qué tanta compra si no tiene a nadie delante a quién poder mostrársela?

De nuevo el timbre de la puerta. Un muchacho pecoso llama con cara de susto.

—Perdón, esto se le cayó a una señora, yo iba detrás, la llamé para devolvérsela, pero o no me oía o no quiso hacerlo. Sé que es de ella porque la seguí y vi como entraba a esta casa.

El muchacho pone la cabeza en manos de Catalina y sale corriendo.

—Y ¿Qué coños hago yo ahora con esto?

Por la casa la shopaholic da vueltas tropezando con todo a su paso sin entender del todo que es lo que ha pasado. Lo último que recuerda es la compra de un sombrero blanco con un gran lazo azul que ahora no podrá usar…y es que la vida a veces gasta unas bromas dignas del diablo…

—¡Señorito! ¡Haga usté el favó de bajá! —Grita Catalina—. Tenemos una contingencia coyuntural –o no—. ¡Ay la virgen! ¡Quién me mandaría a mí dejar el pueblo!










Comentarios

  1. ¡Jajaja! Un relato estupendo donde el absurdo se mueve como pez en el agua.
    ¡Qué buena eres en los cierres de tus relatos!
    Felicidades y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que soy buenísima cerrando cosas...ja, ja, ja...me alegra muchísimo provocar en ti una carcajada. Como siempre te mando las gracias con mis abrazos agradecidos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Soy toda "oídos". Compartir es vivir.

Cuentos chinos

EL PIANO

NO ES MÚSICA TODO LO QUE RELUCE

EL COSTE DE LOS DÍAS SIN SOL

EL TÚNEL DE LAS LÁGRIMAS

VEINTE FORMAS DE SEDUCCIÓN Y UN CLIMA DESESPERADO

VOLANDERAS

EL MAR QUE NO HABITO

INFINITUD DE UN VUELO

LOS GATOS TRISTES NO PUEDEN BAILAR

LA ALAMEDA DE LOS SUEÑOS