LIENZO EN BLANCO

 

Sábana blanca, dorada por la acción de la luz ondulante de los sueños.

Sueño desierto,

Sueño sediento,

Sed de fulgor áureo y eternamente níveo.

Invariablemente dorada luz perpendicular rodeando el lecho con sus refulgentes brillos, flanqueando el sueño de escapar por entre las ondulaciones del desierto de tu cama.

Luz calma,

Luz, calmado esplendor que agita el deseo de ser la franja dorada tornándose vestido que envuelva tu cuerpo.

Desde mi fortaleza blanca, entre finas ondas de tierra dorada, en la espera de levantar el vuelo, un resplandor alba alumbra mi cama. Cual rayo de luz ilumina el sueño de lo posible mientras la luz pálida del amanecer me lleva hasta el confín de tu sueño.

Los pliegues de mi lecho se alían con el fulgor que circunda el espacio y huyen para reposar en ti entre el brillo dorado del deseo

Sábanas blancas bamboleándose ejecutan un baile mientras inician la huida por la ventana. Se unen a sus compañeras inmaculadas, guardianas del marco ventanal, huyen, y, ellas, y, yo, vamos juntas compartiendo el mismo sueño, alcanzarte.

Entre tanto en el marco de la puerta se ha posado una legión de mariposas blancas como la nieve que, con su aleteo, interpretan un vals como llamada hacia la tela blanca que cubre tu cuerpo.





Comentarios

  1. ¡Maravillosa ¿prosa poética?!
    Que placer leerte. Muchas gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué generosos comentarios! Mayor placer produce la atención que pueda poner una persona en lo que escribo. Muchísimas gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Soy toda "oídos". Compartir es vivir.

Cuentos chinos

EL COSTE DE LOS DÍAS SIN SOL

EL PIANO

VOLANDERAS

TACONES RESONANDO EN EL ECO

LA MONJA

NO ES MÚSICA TODO LO QUE RELUCE

UN HUMANO EN EL JARDÍN

LA ALAMEDA DE LOS SUEÑOS

TINIEBLAS

EL TÚNEL DE LAS LÁGRIMAS