¿DÓNDE ESTÁN TODOS?

Como en el juego de la gallinita ciega en un parpadeo perdió de vista al grupo con el que compartía, a medias, entretenimientos…

Se habían propuesto jugar un juego que en las redes aparecía como el top de la temporada.

—¿Y si nos perdemos?

—¿Y si no conseguimos volver? —Preguntaba cagada de miedo Raquel.

—¿Y si aparecemos en un mundo molón, molón…? ¿Qué? ¿No te «molaría» más que seguir en este de ahora?

—¡Tú y tus tontás, como siempre! ¿¡Qué mundo ni qué mundo imaginario!? Mira, yo me piro a casa, esto no me gusta nada.

Raquel de camino a casa va pensando sobre su forma de afrontar los retos. Es miedosa sí, pero algo dentro de ella hace clic cuando se aproxima el peligro. Se mete en la cama; incapaz de apagar la luz para evitar que la rodeen los monstruos que habitan la oscuridad. El sueño poderoso vence su resistencia a cerrar los ojos y cae en un profundo sopor.




—¡Raquel! ¡Por el amor de todos los cactus! ¿Estás muerta? ¡Tú móvil lleva sonando más de un cuarto de hora! …—Grita la madre que entra como un miura en su habitación, despertándola, haciendo que pegue un salto en la cama del cual casi alcanza el techo.

—¿Estás loca? ¿Cómo se te ocurre esta forma de despertamiento? De verdad que a veces pienso en la valentía necesaria para ser capaz de vivir en esta casa…un día desaparezco y no vuelvo más…

El grupo seguía reunido. Sentado en corro habían encontrado en un claro del parque un rosetón de setas. Ni cortos ni perezosos se las echaron al gaznate…lo que pasó después no sería capaz de relatarlo ni el periodista más avezado. De la iniciación del viaje y el recorrido del mismo, no se tienen datos hasta el aterrizaje en una desconocida isla que, por su cualidad, no figuraba en los mapas. Cuando se vieron en el lugar, lejos de todo, de todos, no experimentaron sensación alguna de pérdida, y sí, una alegría indefinida que no habían conocido hasta entonces.




El primer resorte que se accionó en ellos no fue encontrar comida, cobijo…sino explorar el islote que, así, en un primer registro, parecía más grande de lo que en un principio llegaron a creer. Llevaban más de media hora de caminata cuando en un montículo recubierto de musgo divisaron lo que en principio parecía una puerta. Decididos a cruzar al otro lado y descubrir qué era lo que se escondía detrás de su entrada se afanaron en abrirla, cosa que no parecía nada fácil; la entrada sellada por siglos de inacción no ponía fácil el acceso. De repente un estornudo de Mimi y la puerta sin emitir ni un tímido chirrido se abrió de par en par…Regina encendió su mechero de laca rosa, y a la temerosa llama apareció lo que ni en sus más remotos sueños hubieran creído encontrar en una ínsula desconocida y hasta el momento, al parecer desierta.

¿Cómo había llegado todo aquello hasta allí? Es posible que en otro tiempo la isla hubiera sido habitada y a juzgar por el contenido de la cueva los moradores debían haber sido personas preocupadas por esas cosas del ilustracionismo. Hileras de estanterías repletas de libros, mesas con todo el arsenal necesario para la escritura…todo ello intacto, como si el escenario hubiera sido preparado para recibirlos…




Pero ¿Esto qué es? Preguntaron a coro mientras recorrían la caverna…hasta llegar al fondo en el que, colgado de la pared aparecía una inscripción en madera:

«Habéis llegado al sitio correcto. Este es el grupo de escribanos más creativo de la historia de la humanidad. Sentaos. Es vuestro destino. ¡Escribid malditos!».






Llegados a este punto el narrador se ve incapaz de describir las reacciones de cada miembro del grupo. Resumiendo, mucho, mucho, mucho: «…y fueron felices y sin comer perdices, reescribieron la Ilíada, el Quijote…Cien años infinitos de soledad…y, en esa soledad, encontraron su camino: la escritura…»





 

«Tras días de infructuosa búsqueda por tierra mar y aire del grupo de jóvenes desaparecido en Cuestiolandia, se suspende la misma y se da por cerrado el caso».

Raquel escucha espantada la noticia que emite la televisión local. A ella, como siempre, la salvó el silbato, ese que con un clic le advertía del peligro que entraña el ser audaz; lástima no tener uno que le dijera, más o menos, que la falta de actuación también es un peligro: el peligro más peligroso de todos los peligros: ¡La inacción!

 
















 

 

 

 

 

Comentarios

  1. Desde luego, puestos a perderse, es el mejor sitio para hacerlo. Yo reescribiría a Bukowski y Thomas Pynchon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada escribiente con su respectivos...Gracias, David, por comentar. ¡Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Soy toda "oídos". Compartir es vivir.

Cuentos chinos

EL PIANO

NO ES MÚSICA TODO LO QUE RELUCE

EL COSTE DE LOS DÍAS SIN SOL

EL TÚNEL DE LAS LÁGRIMAS

VEINTE FORMAS DE SEDUCCIÓN Y UN CLIMA DESESPERADO

VOLANDERAS

EL MAR QUE NO HABITO

INFINITUD DE UN VUELO

LOS GATOS TRISTES NO PUEDEN BAILAR

LA ALAMEDA DE LOS SUEÑOS